+
Islita Tailandesa al Norte de Langkawi, ubicada dentro del Parque Nacional de Turatao en el Océano Indico - Mar de Adaman

Un día en Isla Koh Lipe


Parque Nacional de Turatao

  • Océano Indico Tailandia

Islita Tailandesa al Norte de Langkawi, ubicada dentro del Parque Nacional de Turatao en el Océano Indico (Mar de Adaman) ; bastante cerca de Phuket donde el tsunami se llevó tantas vidas.

Tailandia, antes llamada El Reino de Siam, tiene una superficie de 517.000km2 y limita al sur con Malasia, al norte con Mayanmar (Birmania), con Lao y con Cambodia.

Su clima es tropical, cálido y lluvioso todo el año. Los Tailandeses en un 95% pratican el Buddhismo.

Para llegar a Koh Lipe, navegamos 4 horas en un pequeño barco desde tierra firme, del pequeño puerto de Pak Bara.

Al llegar nos dimos cuenta que estábamos en una isla paradisíaca.

Cada día al despertar, bajaba la escalerilla de la cabañita y corriendo me lanzaba a un mar turquesa y tibio, con una playa de arena blanca y cálida, a nadar.

De vuelta a la cabaña tomábamos un desayuno liviano con té verde, galletas y mermelada de naranjas.

Una vez listos Stan y yo subíamos por un sendero de la jungla cálida. Nos maravillaban las aves, los insectos, el sonar de las chicharras, los lagartos, los árboles, sus frutos, sus flores y perfumes. Cada uno iba con sombrero y un palo, ya que solían aparecer perros malos.

Después de caminar y caminar llegábamos al sector de los Restaurantes típicos de la isla. Ahí nos comíamos lo que los ingleses llaman "brunch", que viene a ser un desayuno + un almuerzo.

Nos volvíamos a nuestra cabaña por un senderito de la jungla y encontrábamos grandes escarabajos, veíamos como los lagartos multicolores asustados se arrancaba al sentirnos venir. Mariposas volaban a nuestro rededor y pajarillos cantaban.

Al llegar volvíamos a tirarnos al mar, nadábamos y mirábamos pasar de muy cerca a los botes de cola larga de los gitanos del mar.

Antes de la puesta del sol solía ir con mi sombrero y mi palo al supermecado de la isla, donde vendían muchas cosas, leche de soya heladita, aceite de coco para la piel, Milo, ananás fragantes, postales. Lo más que nos ayudó a nosotros fue la seccion Farmacia del supermercado.

Ahí compré remedio para la intoxicación por pescado en mal estado que nos resultó excelente. Lo que nos evitó ir en barco al hospital en tierra firme.

Cerca de las 6 de la tarde encienden el gererador y Stan se toma su té mirando el atardecer.

Ya oscuro volvíamos al sector de los restaurantes a comer.

Caminado por la playa volvíamos a nuestra "casita", tratando de llegar antes que nos apagaran la luz. Volviendo a nadar en aquel mar tibio y calmo antes de dormir.

Juanita



comparte esta página en: