+
Volamos tres horas en un avión de la LION AIR llegamos a MACASSAR O UJUNG PANDANG, Ciudad principal de SULAWESI.

En Pelni a Bau-Bau


En barco a Bau-Bau

  • Siguiendo el relato

Después de casi un mes seguiré mi relato de nuestro viaje hacia HOGA.

Volamos tres horas en un avión de la LION AIR llegamos a MACASSAR O UJUNG PANDANG, ciudad principal de SULAWESI.

HOGA está al sur este de esta isla en forma de swastica. En el avión me sentí mal, creo que tenía mucha fiebre. Al día siguiente fui con Stan al Hospital Católico Stella Maris.

El médico chino que me atendió, un hombre ya maduro, me dijo: "Lo que Ud. tiene es estar exhausta señora".

Este diagnóstico me asustó, porque pensé que si alguien está muy exhausto, puede morirse.

Descansé como 10 días en el hotel de Macassar y cuando me sentí con las energías suficientes, nos embarcamos con nuestro gran amigo Luca en un Barco Pelni un atardecer.

A la mañana siguiente llegamos a BAU-BAU, que está en el Archipiélago de TUKANG BESSI.

Juanita - mapa de SULAWESI
Juanita - mapa de SULAWESI

Nota tragicómica

Dieron la orden de subir al Barco Pelni, iba mucha gente, llena de paquetes, bolsos, niños, gallos de pelea, etc., que intentaban embarcarse empujando desordenadamente en la oscuridad.

También se esforzaban por subir y atropellaban los cargadores oficiales con bultos enormes y pesados.

Stan iba adelante, con las 2 mochilas al hombro, abriéndome paso. Ya estábamos muy cerca de la escalera del barco, cuando la policía detuvo la subida, porque no habían terminado de bajarse los pasajeros que venían al Puerto de Makassam!!!

¡¡¡Qué horror!!! Fue cuándo empezó la locura Terminaron de bajar con dificultad ya que otros subían por la misma escalera.

A mi lado un cargador llevaba una caja enorme con esquinas puntiagudas. Perdí a Stan, no pude subir, me empujaron, estaba oscuro.

Accidente de Juanita

  • Una caja por la cabeza

En un intento por subir a la escalera se me vino encima la gran caja que me golpeó la cabeza, salí volando hacia mar sucio del puerto. Me salvó un policía indonesio robusto que estaba controlando la subida. Me pescó de un brazo, no caí al mar, y me ayudó a empezar a subir los peldaños movedizos de la escalera del Pelni.

Arriba me senté a un ladito a esperar que viniera Stan o el amigo italiano Luca. Llegó Stan. El barco iba repleto. Tuvimos que domir en un pasillo. Con fortuna al lado de gente de AMBON, los que fueron cariñosos y buenos compañeros de viaje.

A la mañana siguiente, a punto de desembarcar, Stan descubríó que todo el lado derecho de mi frente estaba de color azul, debido al golpe de la esquina de aquella gran caja.

Juanita


comparte esta página en: