+
Laboratorio Labiofam - En Busca del ESCOZUL para mi familia. Antes de las 9:00 hrs A.M., llegó la Dra. NIUDIS CRUZ. Me emocioné al verla, era como iluminada, sonriente y sencilla.

Laboratorios Labiofam


Dra. Niudis Cruz

Vidatox

  • Cuba 21 de Enero del 2008 

Laboratorio Labiofam - Cuba
Laboratorio Labiofam - Cuba

Es un lugar donde los médicos son los consagrados de los consagrados.

Dicen y repiten los cubanos y las cubanas.

En Busca del ESCOZUL para mi familia

Me correspondió el N* 47 y tuve la sensación de haber llegado una de las primeras.

Nos vinimos al Laboratorio con Martha, en el taxi de Tomás, amigo de ella.

Estuvimos a las 8:30 hrs A.M. en punto haciendo la fila para que nos atendieran.

Sólo habían 2 sillas , una me la dieron a mi por tener mi pelo gris, probablemente, había gente de todo el mundo esperando. Muchos angustiados, como yo, que nunca pude saber si me darían el medicamento y si me lo darían para Carolina, Manuel (6años) y para mi.

A mi lado estaba un chileno, Angel, de Calama. Su hermano de 42 años estaba enfermo de CA al estómago.

El iba acompañado por un amigo médico y otro ingeniero comercial, me parece; él se sentía más seguro que yo.

Labiofam, donde no se puede ir con cámara fotográfica y los hombres deben presentarse con pantalones largos, tiene el aspecto de un antiguo hospital muy bien tenido, limpio y organizado.

Los empleados de la puerta donde espérábamos eran mayores, amables y cariñosos.

Antes de las 9:00hrs A.M., llegó la Dra. NIUDIS CRUZ. Parece que venía en bus, quizas un bus llamado “Camello”, muy largo.

Dra. Niudis Cruz - Laboratorios Labiofam - Cuba
Dra. Niudis Cruz - Laboratorios Labiofam - Cuba

No todos los médicos en Cuba tienen vehículo propio. Ellos ganan lo mismo que un técnico, un profesor, etc…Me dijeron que el sueldo de un médico es de 60 C.U.C., o sea menos de 60 Euros. (El sueldo de un técnico al mes es de 15 a 20 CUC, pagado en moneda nacional, en CUP, el equivalente a 350 a 500 CUP.

Me emocioné al verla, era como “iluminada”, sonriente y sencilla.

Cuando me tocó mi turno, ella me llevó un piso más arriba de su oficina al anfiteatro.

Al sentarnos me dijo, “Ud. Está muy bien, no se agitó al subir la escalera”. – Se me calleron las lágrimas. –“ Tranquila, abuelita” me dijo”, me tomó la mano con mucho cariño.

La Dra. me dió tratamiento para mi hija, para mi nieto y para mi.

”Nos vemos en Abril, hasta entonces”….me dijo la buena doctora cubana.


comparte esta página en: