+
POR la RUTA de la SEDA 1ra Parte

POR la RUTA de la SEDA 1ra. Parte


Provincia de Sichuan

  • Chengdu, China

  • Río Yanse

NI HAO, saludan los chinos.

Vamos viajando hacia el N.O. por una carretera paralela a la frontera con el TIBET. No pudimos atravesar hacia LHASA por problemas de la policía china que nunca se puso de acuerdo si era posible que, como extrajeros atravesaramos por aquel camino.

Este camino va subiendo y bajando por entre las montañas tapizadas de florecillas lilas, amarillas, púrpuras; de rosas silvestres blancas y rosadas. Vemos rebaños de yaks paciendo mansamente. Los cubren largos pelos que flotan con la brisa. Los hay negros y blancos con negros.

Animales que miran atentamente con sus ojos bellos o arrancan sustados con el ruido que hace el mini bus al pasar. Ese día, el 18 de Junio 2001, fue cuando divisé por primera vez las imponente cimas de los Himalayas. Viajábamos en ese momento a más de 5.000m . El caminero era de tierra y en exelentes condiciones .

Encontramos obreros y obreras camineras, todos ellos jóvenes. Su pais, la República Popular China, les facilita motocicletas para alcanzar hasta su trabajo. La raza tibetana es bella. Son altos, magestuosos y simpáticos. Son las mujeres las que trabajan. Ordeñan las jaks, hacen queso, hacen cremas de belleza con la grasa de estos animalitos. La que probé y es muy humectante. El clima en los Himalayas es extremadamente seco.....

Los hombres altivos, seguros de sus atributos físicos, juegan con sus amigos juegos de azar y comercian ilegalmente hierbas y hongos afrodisíacos. Se ven pobres, muy sucios, mas van cargados de joyas hechas de turquesas y de corales engastadas ya sea en oro, ya sea en plata. Cantan canciones en el pequeño bus nos recordaron los yodels alpinos. Los tejidos tibetanos asemejan a los tejidos centro americanos y del altiplano perú boliviano, en su diseño y colorido brillante.

Estas mujeres y estos hombres maravillosos se avejentan prematuramente, por la alimentación pobre en vitaminas, proteinas, etc... La expentancia de vida de los tibetanos y de sus mujeres es de alrededor de 50 años. Mueren muchos niños de pocos días, de pocos meses. Siendo la naturaleza la encargada del control de la natalidad.

En esta parte del viaje a mí me afectó la altura, doliéndome la cabeza, secándoseme la boca. Me puse odiosa. Stan en tanto, se puso cascarrabias y tiritón. A este mal ayuda comer liviano, con sal. Beber líquido que no sea alcholico. Evitar los tranquilizantes y comer pastillas de menta ??? Respirar profundamente y caminar lento.

22 - Junio -01

Juanita


comparte esta página en: